miércoles, 26 de marzo de 2014

El momento de la máxima definición

La óptica debe ser la de todos los que procuramos los mejores intereses de quienes vivimos y amamos esta tierra.  Eso no necesariamente excluye cómo la ven otros.  En el mundo hay experiencias y razonamientos de los cuales podemos aprender; incluyendo el de ‘los americanos’.  (¿Existirá algo tan homogéneo, una idea tan singular que iguale a todos los estadounidenses o que justifique que nos refiramos a ellos como 'los americanos'?  No lo creo.)  
Es  importante comenzar a mirar las cosas desde el punto de vista nuestro y no de lo que, correcta o especulativamente, ‘ellos’ nos habrán de responder... si es que lo hacen.  Nos hemos estancado por estar más pendientes y tener como referencia lo de afuera, en lugar de lo de adentro.  Imaginamos y argumentamos, ad infinitum, qué será lo que dirán, lo que decidirán y harán.  Es una locura anticiparnos y declarar la imposibilidad de alcanzar nuestras metas, justificar la inacción, quejarnos y esperar resultados diferentes.  Ese pensamiento y la política que hemos desarrollado a su alrededor, es precisamente el primer enemigo que debemos vencer.  Si no lo hacemos, es muy poco lo que lograremos.  Dediquémonos a economizar energías, porque con tales procederes no alcanzaremos ese mejor futuro al que todos aspiramos.
     ¿Miramos para el lado…hacemos buche...no hay causa común...destacamos lo negativo de las personas...le tememos a la amistad y a los cambios...estamos demasiado ocupados en ‘nuestros’ asuntos…nos hemos acostumbrado o fanatizado...no importa…no vale la pena?
Composición y diseño del autor
     ¿Me enfoco…me expreso... hago causa común con quienes procuran nuestro  bienestar...destaco lo positivo de las personas...valoro la amistad y asumo los riesgos que ella conlleva...saco el tiempo para otros....estoy abierto a nuevas ideas y maneras creativas de pensar...las comparto…importa…vale la pena?
     “Claro que sí.  Todo tiene su tiempo.   Hay más luchas que indiferencias”.  Una buena amiga que así lo cree, me ha ayudado a recordarlo.  Hay que vencer y paralizar esos pensamientos contrarios.  Es momento de la máxima definición para cada puertorriqueño, de superar, nada más y nada menos que a nosotros mismos.

Publicada en la Revista Saludos PR   abril 2014   http://www.saludospr.com/