viernes, 13 de marzo de 2015

Un experimento colectivo; una manera diferente de hacer política

En lo que respecta a asuntos públicos, en Puerto Rico existe libertad para protestar, discrepar y expresar la voluntad electoral cada cuatro años.  En todo demostramos divisiones...y no se trata de cuestionar el derecho a que así sea.   La gran pregunta es a dónde ha llegado el país haciendo uso de estos mecanismos.  La venta de la Telefónica se dio, a pesar de la celebración de una de las manifestaciones más grandes en los últimos veinte años; miles de puertorriqueños fueron despedidos bajo la Ley 7 y se alteraron beneficios de retiro de otros tantos.  Se ha cedido en arrendamiento nuestras autopistas y el aeropuerto. Las corporaciones públicas están en crisis.  Debido a las malas decisiones gubernamentales, el país se ha endeudado más allá de su capacidad de repago y sus bonos se han clasificado como chatarra.  Todo ha sucedido a pesar de las objeciones, del voto de protesta y de la indignación.  El resultado es un sentido de impotencia y frustración colectiva, que desemboca en que muchos abandonen la Isla. 

¿Existe en el horizonte algún cambio positivo en el curso que sigue el país? Es tiempo de asumir responsabilidad por el futuro; cada uno de nosotros, de manera más directa.  Es posible hablar con mayor fuerza…juntos; pueblo y liderato político. ¿Cómo? Se trata de un experimento colectivo a través de las redes electrónicas. 
Los seis partidos que acudieron a las pasadas elecciones han expresado, de manera independiente, que favorecen la eliminación de las Leyes de Cabotaje.  Para los puertorriqueños ello conlleva un gasto innecesario de $700 millones anuales.  Se inició una campaña en Facebook y mediante el uso del correos electrónicos para solicitar de esos partidos, que se unan y presenten un proyecto de ley para que en las próximas elecciones se haga una consulta ‘SI’ o ‘NO’ respecto a si queremos que sigan aplicando.  Con el apoyo de todos, es razonable pensar que más de un millón favorecerán el ‘NO’.  Con esos resultados se facilita acudir al Congreso y a los foros necesarios para reclamar su eliminación.
¿Una forma diferente de hacer política en Puerto Rico?  Sí, pero más que eso, una manera en que el pueblo va a desarrollar mecanismos de comunicación más efectivos para dirigirse al gobierno.  Lo lograremos.  

Registra tu firma y comparte la campaña dándole copy y paste en tu buscador a la siguiente dirección. Si te pide una contraseña, te la puedes inventar en ese momento; no es la de tu correo eletrónico.  

https://www.causes.com/posts/946510?conversion_request_id=263043029&recruiter_id=188989622&utm_campaign=share&utm_content=post__link&utm_medium=wall&utm_source=fb

miércoles, 11 de marzo de 2015

Un recuerdo sobre el divisionismo puertorriqueño

En la década de los 60 recuerdo haber viajado entre Aguirre y San Germán con papá, mamá y mis hermanos.  Debió haber sido cerca de un periodo eleccionario pues por las ventanas del auto, cada cual exhibía la bandera del partido con el cual simpatizaba.  Representada estaba la verde, la azul y la roja.  Para mí, el mayor de los hijos, batir mi enseña al cruzarnos con otros vehículos era una manera de compartir en solidaridad.  Un recuerdo paralelo, pero anterior, me remonta a los juegos de baloncesto donde participaba el ‘Monstruo Anaranjado’ y el equipo de pelota de los Indios de Mayagüez.  Dentro del ambiente político y deportivo conocí una competencia llena de fogosidad y respeto.
En las últimas décadas el partidismo ha provisto un escenario para acentuar nuestras divisiones en estadistas, independentistas y estadolibristas.  Las campañas políticas han dejado de ser eventos electorales de cada cuatro años para convertirse en luchas por candidaturas, actividad partidista y consultas sobre el estatus durante todo el año.  Añadámosle a lo anterior, algo que pudiese parecer inconexo; que los medios de comunicación, particularmente la prensa, se han tornado más agresivos, sensacionalistas y morbosos.
Hace unas semanas el país se dividió ideológicamente entre los favorecedores y objetores de la enseñanza sobre la equidad de género en el sistema de educación pública.  Activa está la controversia sobre el IVA.   El insulto, la falta de respeto y los ataques virulentos y despiadados ha sido la orden del día.
Puertorriqueños contra puertorriqueños, y otros que ante tal lucha y estilos, han preferido mantenerse al margen.  
En medio de esa realidad, hoy hace once (11) días que comenzamos ésta campaña para lograr que el liderato político del país, unido apoye una consulta SI o NO durante el próximo evento electoral, para que el pueblo se exprese sobre la necesidad de eliminar el efecto de las Leyes de Cabotaje sobre Puerto Rico.  Individual y públicamente los partidos han expresado que están de acuerdo con esa medida. Ello significa economizarnos entre 700 y 1,200 millones de dólares anuales.  Con todos esos aspectos a nuestro favor, ¿qué impide que trabajemos unidos?  ¿Será que el partidismo divisorio ha calado tan profundamente en nuestra psiquis? ¿Acaso será la suspicacia y la sospecha, o acaso la apatía?   

Vamos a dar la lucha por Puerto Rico; por la unidad que nos permita hablar con una sola voz.  Superemos lo que sea necesario y caminemos juntos hacia el bienestar de todos.  Tal vez nunca antes nos hayamos encontrado ante una oportunidad así.   Estoy seguro que podemos.


https://www.causes.com/posts/946510?conversion_request_id=263043029&recruiter_id=188989622&utm_campaign=share&utm_content=post__link&utm_medium=wall&utm_source=fb




Con el potencial de economizar $700 milliones anuales a puertorriqueños y de crear una forma de colaboración partidista . Join the campaign and make a difference.
CAUSES.COM









  

  

miércoles, 4 de febrero de 2015

Los primeros pasos...tan sólo pininos

Desvela’o. A ésta hora paso por cientos de fotos, noticias, comentarios y eventos en Facebook.  En realidad eché un sueñito como hasta las 12:30… y mientras observo, recuerdo la letra de una canción que popularizó Nydia Carlo: “por eso hoy canto por cantar, sin un motivo de preocupación, que los problemas son de cada cual y cada cual ya tiene su canción”.  [Con ella ganó en 1974 el Festival OTI de la Canción]
Reflexiono.  Todos tenemos nuestras canciones y las compartimos, con el deseo de que otros conozcan lo que pensamos y sentimos, lo que nos entusiasma y ocupa.  Son nuestras composiciones y las presentamos ante la audiencia del Teatro La Compu… esta pantalla pequeña frente a la cual nos expresamos.  ¿La importancia de lo que manifestamos?  Toda la del mundo: es una parte nuestra la que exponemos, y como tal tiene un enorme valor.   
   
Con el yédai hago diversos comentarios en 'feisbuc'. 
Uso el yédai y ‘la pepa’, en algunos de mis comentarios en esta tarima. Lo hago para destacar la trascendencia o frivolidad de muchas de las cosas que legítimamente nos apasionan e interesan.  Reconozco y defiendo la prerrogativa de cada cual de ‘postiar’ lo que a la fin y a la postre es el ejercicio de su libertad.  Lo cierto es que todos tenemos derecho a nuestras respectivas pepas. 
Lo que me he propuesto es contextualizar esa multiplicidad de intereses dentro de los parámetros del bien y el mal.  A todos nos duele ver cómo nuestro país se desmorona y de una u otra forma sustituimos lo trascendente para no hundirnos en la depresión colectiva o individual.  Por eso mi presuposición de que el bien y el mal no son pepas. 
          A través de las intervenciones de este personaje promuevo la noción de que el bienestar del país depende de cada uno de nosotros y no de los partidos políticos… o el gobierno.  Suena lógico, pero carecemos de verdaderas opciones para mejorar la situación.  Hemos incorporado a nuestro pensamiento, la idea que son los gobernantes quienes tienen esa misión.  Ese es uno de los resultados del caudillismo y el paternalismo estadual, y en Puerto Rico hemos comprobado, partido tras partido, elección tras elección, que no funciona.  Por lo menos en los últimos treinta años las cosas han empeorado: la corrupción y la imposición de contribuciones de todo tipo ha aumentado, nuestra iniciativa agrícola y empresarial menguada y nuestras libertades coartadas.  
     La pregunta que se cae de la mata es: ¿Qué podemos hacer?  ¿Marchar y protestar, o esperar y ejercer el voto de castigo?  Estas alternativas resultan inefectivas.  Podemos comenzar, a nivel individual, haciendo el bien y rechazando el mal.  Podemos hacer, aquello en lo que nos desempeñamos, con excelencia e integridad...dando lo mejor de nosotros.  Al hacerlo, habremos contribuido más al mejoramiento del país que lo que hasta ahora han hecho quienes lo administran.    En lo que respecta al mal funcionamiento del gobierno podemos desarrollar mecanismos de presión para implementar lo ordenado por el pueblo.  Promover medidas que nos favorezcan y para eliminar aquellas que consideramos equívocas o abusivas...y todo ello, fuera del contexto partidista y electoral. 
¿Qué hay que crear e inventar?  Definitivamente.  ¿Qué hay que dar la batalla?  Por supuesto.  No tengo duda alguna respecto a la capacidad de nuestra gente para lograrlo. 
Un ejemplo de ello es la campaña que se desarrolla, a través de los medios electrónicos para registrar un mandato al liderato político del país, de manera que entre todos apoyen la presentación de un proyecto de ley para una consulta electoral, ‘SI’ o ‘NO’, respecto a la aplicación de las Leyes de Cabotaje a Puerto Rico.  [La inclusión de líderes de partidos que no quedaron inscritos responde a su interés en el bienestar general de la Isla y su capacidad de aglutinar fuerzas en el país.]  Se trata de un paso inicial con serias y múltiples repercusiones.  Mi convicción es que estamos incursionando, de una manera efectiva, distinta y aleccionadora de salir adelante.   ¿A qué conclusiones llegamos respecto a cantar por cantar?  ¿Al personaje del yédai?  ¿A la pepa?  Creo que todo se resume en la excelencia e integridad con que debemos vivir, mientras vamos adquiriendo una mayor consciencia de que nuestras acciones tienen consecuencias buenas y malas.  ¿Y respecto al país? Ente todos lo echaremos pa'lante, porque esa vieja manera de dirigirlo y dividirlo, aunque no tiene sentido, sigue presente… y este nuevo cambio hay que ir creándolo y adaptándolo caminando hacia el futuro.         

lunes, 26 de enero de 2015

Un gran reto para el liderato político de Puerto Rico



   Solicitud al Gobernador Alejandro García Padilla, al Comisionado Residente  Pedro Pierluisi y a la Senadora  María de Lourdes Santiago a los fines de que; para beneficio de todo el Pueblo de Puerto Rico y a nombre de los partidos que representan, radiquen un proyecto de ley conjunto, cuyo objetivo sea incluir en el próximo evento en el cual los electores acudan a las urnas, una consulta “SI” o “NO” para expresar nuestra voluntad sobre la aplicación de la Leyes de Cabotaje a Puerto Rico.

Dada en Adjuntas, Puerto Rico a 26 de enero de 2015.

Edric E. Vivoni Farage
Colectivo Pro Eliminación L de C

viernes, 23 de enero de 2015

El estatus; un dulce de palito

     Populares, estadistas e independentistas se preparan para la contienda electoral, proponiendo sus respectivas soluciones para el estado definitivo del país. ¿Convicciones?  Algunas.  ¿Conveniencias?  Otras  ¿Inconsciencias?  Muchas.  Es lo único que resta tras el desgaste de los partidos políticos durante tiempos…y más tiempos.  Sus promesas y administraciones han sido objeto de desencantos y frustraciones.  Un síntoma inconfundible es el tipo de ‘debate’ electoral que se ha  desarrollado; campañas publicitarias que elaboran la figura de sus candidatos, que generan fotos artísticas, una mística que incluye colores, peinados, vestidos, silencios y una retórica de muy poco contenido. El uso de los medios de comunicación, unido a la naturaleza participativa y apasionada que nos caracteriza, nos va convirtiendo en  jueces y acudimos a las urnas para emitir un veredicto de simpatías.  De ahí no pasa.
El pueblo
     Ahora el blanco estratégico para advenir al poder es el asunto del estatus, pero éste tampoco resuelve nuestros graves problemas: la insolvencia gubernamental para llevar a cabo el sostenimiento del país, la falta de producción y la dependencia de importaciones pagando los más altos costos de transporte.
    Solamente hay una manera digna de salir del entuerto; dejar a un lado a los partidos políticos y sus estrategias, y asumir la responsabilidad por el futuro.  El país cuenta con suficiente gente pensante y creativa para desarrollar y proponerle al pueblo medidas específicas que, por una parte, limiten el poder y el abuso gubernamental y por otra, nos permita encausarnos hacia una economía de autosuficiencia. 
   El futuro depende de nuestra fuerza moral, y la fortaleza para lograrlo no está en manos de los partidos políticos, los gobiernos o el estatus; es un proceso que se ha estado gestando en cada uno de nosotros, junto a quienes nos antecedieron y que se refleja y converge en una condición colectiva que llamamos… Patria.

Publicada en El Nuevo Día del viernes 23 de enero 2015 bajo el título; Lo que se llama Patria
http://www.elnuevodia.com/columna-loquesellamapatria-1932867.html

Edric E. Vivoni Farage
Desde la Casa Grande
Hacienda Luz de Luna
Adjuntas

eevf (c) 2015



martes, 30 de diciembre de 2014

En medio de las Navidades…resolución para el Año Nuevo

           Claro que somos un pueblo alegre.  Vivimos con intensidad... y durante las Navidades nos desbordamos celebrando y regalando, resurge la música, las comidas y las bebidas típicas, y reafirmamos nuestras tradiciones religiosas.  A la política partidista, una de las grandes pasiones que nos divide, le damos descanso temporero y entre todos nos unimos en lo puertorriqueño.  Es época para reflexionar, de olvidar agravios, de nuevos comienzos y siembra de esperanzas.      

     En el 2014 dos acontecimientos han estado presentes durante éste tiempo; la intensificación de los reclamos para lograr la liberación de Oscar López Rivera y el arresto de Juan Ramón Zalduondo Viera.  Por una parte se ha solidarizado e internacionalizado el clamor por la encarcelación de un confinado político que representa el compromiso libertario de nuestro país y por otra; se ha desarticulado y expuesto un imperio ilegal del narcotráfico cuyas ramificaciones incluye a familias reconocidas, proyectos de construcción y las más altas esferas políticas y judiciales de Puerto Rico: una expresión vergonzosa de la degeneración alcanzada por sectores de la sociedad puertorriqueña.  Ambos eventos ejemplifican extremos de lo que somos.
     ¡Que nadie pretenda excluirse!  Oscilamos entre la esperanza y la codicia; la integridad y la depravación, el perdón y la venganza, la humildad y el orgullo…el amor y el odio. 
   ¡Tiempo de Navidad!  ¿Qué mejor ocasión para examinarnos, mirar hacia adentro y tomar decisiones? Expresemos nuestros deseos más nobles de paz, salud, alegría y prosperidad; pero qué tal si cada uno de nosotros comienza a encarnar tales aspiraciones.  ¡Adelante Puerto Rico, que entre todos lo alcanzaremos!      
    
Por Edric E. Vivoni
Desde la Casa Grande
Hacienda Luz de Luna
30 de diciembre de 2014


   

viernes, 5 de diciembre de 2014

Proyecto Puerto Rico

   El periódico El Vocero de ésta semana presenta al ‘binomio’ de dos raperos que promueven su nueva producción titulada ‘Levántate’.  Lo primero que llama la atención es la mística que proyecta la fotografía promocional: a todo color, con sus caras sobrias y un dejo desafiante; tras ellos, una especie de caverna de la cual provienen destellos de fuego y humo que envuelven sus hombros y brazos.  ¡A saber cuál es el mensaje!  Pero claro, eso son otros veinte pesos.
   
   En sus propias palabras, buscan señalar los problemas sociales y el abuso constante de parte del gobierno al pueblo y concluyen instando a que éste se levante. 
   
     Se trata de un grito desesperado y coragiento que describe algunas de las maneras en que el estado practica el bullying contra una mayoría de  puertorriqueños.  [No es muy difícil discernir que este es el círculo vicioso del país abusado, cuyo gobierno a su vez abusa de los ciudadanos; o como lo dirían algunos analistas, sobre uno de los efectos… de la colonia al desnudo.]
   
   Podemos identificarnos con el mal descrito en ésta ‘recitación rítmica y juego de palabras cantadas’, pero me pregunto, ¿a dónde nos conduce el consejo que ellos brindan ante el problema?  Es interesante que la temática esté alcanzando éste género de música (Calle 13) y cómo nos transporta a las canciones de protesta de los años setenta.  Por supuesto que adquirir consciencia es un primer paso importante, pero ¿qué estamos haciendo quienes ya la hemos adquirido?  ¿Escribir, protestar, analizar, marchar y quejarnos?  Poca o ninguna efectividad.  Ejercer el derecho al voto, tampoco nada ha resuelto, tan sólo cambios cosméticos y el uso de las armas es contrario a nuestra idiosincrasia.

    En éste país hay suficiente gente pensante y creativa para proponer e implementar medidas específicas que limiten el poder y el abuso gubernamental, sin que el gobierno necesariamente tenga que aprobarlas.  

   ¡Éste es el proyecto, Puerto Rico!


Edric E. Vivoni Farage
Desde la Casa Grande
Hacienda Luz de Luna
Adjuntas, Puerto Rico


eevf©2014