viernes, 5 de diciembre de 2014

Proyecto Puerto Rico

   El periódico El Vocero de ésta semana presenta al ‘binomio’ de dos raperos que promueven su nueva producción titulada ‘Levántate’.  Lo primero que llama la atención es la mística que proyecta la fotografía promocional: a todo color, con sus caras sobrias y un dejo desafiante; tras ellos, una especie de caverna de la cual provienen destellos de fuego y humo que envuelven sus hombros y brazos.  ¡A saber cuál es el mensaje!  Pero claro, eso son otros veinte pesos.
   
   En sus propias palabras, buscan señalar los problemas sociales y el abuso constante de parte del gobierno al pueblo y concluyen instando a que éste se levante. 
   
     Se trata de un grito desesperado y coragiento que describe algunas de las maneras en que el estado practica el bullying contra una mayoría de  puertorriqueños.  [No es muy difícil discernir que este es el círculo vicioso del país abusado, cuyo gobierno a su vez abusa de los ciudadanos; o como lo dirían algunos analistas, sobre uno de los efectos… de la colonia al desnudo.]
   
   Podemos identificarnos con el mal descrito en ésta ‘recitación rítmica y juego de palabras cantadas’, pero me pregunto, ¿a dónde nos conduce el consejo que ellos brindan ante el problema?  Es interesante que la temática esté alcanzando éste género de música (Calle 13) y cómo nos transporta a las canciones de protesta de los años setenta.  Por supuesto que adquirir consciencia es un primer paso importante, pero ¿qué estamos haciendo quienes ya la hemos adquirido?  ¿Escribir, protestar, analizar, marchar y quejarnos?  Poca o ninguna efectividad.  Ejercer el derecho al voto, tampoco nada ha resuelto, tan sólo cambios cosméticos y el uso de las armas es contrario a nuestra idiosincrasia.

    En éste país hay suficiente gente pensante y creativa para proponer e implementar medidas específicas que limiten el poder y el abuso gubernamental, sin que el gobierno necesariamente tenga que aprobarlas.  

   ¡Éste es el proyecto, Puerto Rico!


Edric E. Vivoni Farage
Desde la Casa Grande
Hacienda Luz de Luna
Adjuntas, Puerto Rico


eevf©2014

sábado, 22 de noviembre de 2014

Piso 12

   Describo la vista desde el balcón de ‘la casa’ de mi suegra, comparo y reflexiono.
     
     Observo desde el piso doce en Guaynabo, supongo que en dirección hacia el Oeste.  Altos edificios, un generador de viento detenido; hay árboles y palmeras, tórtolas que arrullan.  Aún en los balcones hay verdores.  Y es que somos caribeños, hijos del mar y el sol…y la sombra nos refresca; anima el alma.  Casi siempre lo pasamos por alto, pero eso somos y tiene significado.
   A lo lejos, los montes.  Están empañados con una cortina de humo o de bruma.  Nos recuerda un pasado de vida. Bajamos de las montañas; de allá de “la serranía donde vive mi ilusión”. 
     El generador sigue detenido.  El sol calienta las fachadas Este.  Allí para subir y bajar se requiere de ascensor.
   ¿Qué hace la gente un domingo?  Descansar, ir a la iglesia, ver televisión, textearse, salir a desayunarse, a pasear.  Supongo que algunos laven su carro o hagan el patio.  Son miles de dramas humanos desconocidos.  Y estando juntos todos, estamos aislados.  ¿Quién vive abajo, arriba, o al lado?  ¿El buenos días estará reservado para los que coinciden en el cajón?  Quiero pensar que una sonrisa para el celador del control de acceso.
      Acá, arriba no es mí arriba.  El mío amanece con gallos cantando; con la humedad y el frío de la quebrada y el río, con olores a flores, a hierba…brillan los serenos y el ojo capta espacios abiertos.  Vivo en lo alto, pero en un alto distinto.
     Cuando el sol calienta mi casa, ella me habla con rechinos y tambores.  Cuando llueve, escucho la melodía que componen el agua y el cinc, y los verdores aumentan su intensidad, el río brama, el cangilón se hincha y se tiñe de ocre.
     Allá o acá, son dos mundos que forman uno. El hoy y el hoy diferentes, distantes entre sí, pero presentes.  En fin, un domingo cualquiera en un lugar especial;  ¡Puerto Rico!

Edric E. Vivoni Farage
Desde donde vive Doña Luz
9 de noviembre de 2014
eevf(c) 2014

sábado, 18 de octubre de 2014

Ante el bullying nacional; no veo, no digo, no oigo

¿Por qué molestarse? Mejor aún, ¿para qué hacerlo?  Si al fin y a la postre, no vamos a lograr nada.  Me parece que esa manera de pensar representa la penosa condición del abusado que termina acostumbrándose a su situación y que racionalmente le encuentra una justificación. [Dedicado a Arturo Morales Ramos autor del libro, Toreando el Bullying; un hombre creativo.]

De nuevo el asunto del departamento del trabajo federal requiriendo a un torrefactor de Jayuya, a través de la corte federal en Puerto Rico, el pago a los recogedores de café del salario mínimo de allá.  Ese tribunal, a través de un juez puertorriqueño que se desempeña como federal, le ha ordenado al gobierno  de Puerto Rico que responda si va o no a intervenir en el caso.
La situación presenta una vez más las contradicciones dentro de las cuales vive el Pueblo de Puerto Rico.  ¡Qué estadidad ni ocho cuartos… si estamos completamente federalizados!  Mientras acá se ha celebrado una recua de plebiscitos y nuestro análisis y argumento es si es o no vinculante para el congreso, o cuál de las tres alternativas de estatus es la que más nos conviene; la realidad es que las leyes y reglamentos de allá estrangulan y asfixian nuestro desarrollo como pueblo. Ese intervencionismo jurídico y administrativo de los federales se da sin consideraciones a nuestra idiosincrasia, costumbres y valores; peor aún, sin habérsenos consultado.  
Estamos anestesiados por la falsa grandeza del imperio del Norte, por la imagen de los millones que recibimos, de manera tal… que no creemos que son billones los que se llevan.  ¿Cómo es posible que Walgreens y CVS se esfuercen en establecer más de sus ‘farmacias’ en Puerto Rico, si estamos quebrados; en una profunda crisis y depresión económica?  Algo no cuadra.
Y ahora el colmo…la estocada mortal para la industria del café.  La norma que se nos impone (sin nada de miramientos) es que alteremos un sistema centenario en la recolección del grano, no para ser más justos, sino lo opuesto.  Equiparar al que recoge más con el que recoge menos; en otras palabras, desmotivar al diestro en lugar de motivar al menos diestro y de ese modo promover la injusticia para ambos.  
El desenlace final; si nuestros gobernantes y nosotros no nos paramos firmes y de frente, si no decimos ‘basta ya’… si no protestamos y desobedecemos  y nos negamos a acatar las órdenes que conducen a nuestra destrucción, es que compraremos más café de afuera y pasará a ser parte de la historia el café puertorriqueño.

[Y por si acaso; no hay que ser independentista para darse cuenta de esto. Lo único necesario es tener un cerebro meridianamente pensante y un poquito de sentido de justicia.]

 

Para más sobre el bullying del cual somos objeto vea en mi blog: http://wwwedricvivoni.blogspot.com/2013/06/de-mansitos-corderos-carneros-que.html


Edric E. Vivoni Farage
Desde la Casa Grande
Hacienda Luz de Luna
Adjuntas, Puerto Rico

edricvivoni(c) 2014

miércoles, 1 de octubre de 2014

Ruta Adjuntas; iniciativa ciudadana

      A veces las ideas surgen y se ejecutan como actos de fe que se materializan instantáneamente.  Hay ocasiones en que se desarrollan por la vertiente de los proyectos; se cuajan poco a poco...esperan por nuestra madurez y la colaboración de otros. Éste último es el caso de Ruta Adjuntas. 
     En el año 2006 celebramos en el Parador Villas Sotomayor una actividad que respondió al nombre de Iniciativa Adjunteña. Entonces, se compartió una propuesta de siete puntos para propiciar el desarrollo del pueblo.  Puedo ver claramente el hilo conector entre aquel comienzo y éste paso.

     Ruta Adjuntas es una invitación para que pases un fin de semana junto a nosotros y disfrutes de los muchos ofrecimientos que tenemos.  El clima más frío de la Isla, la vista de las montañas enyagrumadas, los lagos llenos de abundante pesca, cristalinas charcas que invitan al chapuzón, veredas, paseos y cabañas en bosques, los cafetales y las torrefacciones del mejor café de Puerto Rico. 
     Lo más sobresaliente es la familiaridad y amistad de la gente. Adjuntas se ha convertido en una meca gastronómica: sorullitos de maíz, empanadillas de pollo, comidas criollas, argentina e internacional.  Desde el chinchorro extremo a la pizzería; desde  la lechonera hasta el Restaur-Arte.
      Adjuntas también es la sede de Casa Pueblo, un proyecto de autogestión con base comunitaria de alcance internacional; de la Hacienda Luz de Luna, que data de 1887 y tiene historias que incluyen la invasión de 1898, y de varias elaboradoras de café.

     Atractivos sin iguales: la plaza del pueblo, con el termómetro más grande del Caribe, un kiosco para los amantes del café y la Casa Alcaldía, con su arquitectura de mediados del siglo pasado.  
     ¿Estadías?  Para todo presupuesto y gusto.  Área de cabañas rústicas en el Bosque Guilarte, Parador Villas Sotomayor, Villa Mary (antigua casa de verano de la familia Ferré), Hacienda Luis frente al lago en Castañer y otros. Los ofrecimientos incluyen excursiones a caballo, kayaking, gimnasio, piscina, canchas...y tranquila contemplación de la naturaleza.
     Ruta Adjuntas ha comenzado esta trayectoria creando un brochure turístico donde puedes encontrar estos lugares y desde cualquier sitio, en o fuera de Puerto Rico, planificar tu visita. 
J. Ramos,  Alcalde J. Barlucea,  J. Palacios,  G.Ramírez  y  E. Vivoni
                                                  foto por Luz de Selenia Rivera Siaca
 
    














   La foto conmemora el momento de la publicación del mismo.
Ausentes en
 la foto M. Ferre' y A. Massol

    




                         
                                           ¡Atrévete a descubrirnos!                

jueves, 3 de julio de 2014

Andando por las ramas


   [Andar por las ramas.  Término que se refiere a desviarse del tema sobre el cual debería hablarse para sustituirlo por otro que surge del mismo, para considerar otros secundarios, derivados o irrelevantes al ‘meollo de la cosa”.]

 Los pueblos se organizan para procurar un orden en la consecución de sus ideales, su felicidad y bienestar general.  Los gobiernos electos son responsables de asegurar que así habrá de ser y su deber es eliminar cualquier escollo en ese derrotero.  Sus gobernantes juramentan fidelidad a tales postulados y en el caso de muchos países, concluyen con la frase: ‘y así me ayude Dios’.    
EV1 de General Motors destruídos
-   Los buenos gobiernos son facilitadores; propiciadores y defensores de las gentes. Los déspotas, tiránicos y opresivos procuran sus propios intereses a expensas de los ciudadanos, o favorecen a ciertos sectores en perjuicio de otros. Algunos gobiernos se han convertido en agentes ejecutores y promotores de grandes emporios económicos; otros, en sus víctimas. 
       Si para cuadrar un presupuesto hay que limitar los derechos propietarios de las personas y sus libertades y se le requiere el pago de mayores contribuciones, si se enajena y compromete el patrimonio público; el dinero se ha convertido en algo más importante que las personas.  Eso es una violación al compromiso contraído y constituye alta traición. 
¿Por qué General Motors recogió los cinco mil  vehículos eléctricos que arrendó en California durante los años noventa?  Eran super eficientes y tan económicos que al final del contrato las personas deseaban adquirirlos.  A pesar de las protestas y oposición de los arrendatarios, GM los recogió todos y los convirtió en chatarra.  
El precio de la gasolina, la huelga y el tira y jala en la Autoridad de Energía Eléctrica, los salarios y otros asuntos relacionados son reales, pero nos son la causa principal del problema.  Esa es una pequeña lucha por los despojos;  constituye una pantalla que distrae la atención del asunto crítico y nos coloca a unos contra otros.
Se han estado librando guerras, matando niños, mujeres, civiles y soldados en millares, por el petróleo de Iraq y un acceso a través de Afganistán para un oleoducto. En éste caso, se encubre bajo la lucha por las libertades y el anti terrorismo. De nuevo...unos contra otros y mientras tanto, los verdaderos responsables y beneficiados, tranquilitos en sus emporios: carros deportivos, aviones, yates y mansiones a precio de engaño y de sangre.
Así andan las cosas por el mundo y nuestra patria.  Cada vez somos más los que reconocemos éstas realidades y es precisamente a quienes corresponde cambiarlas. Podemos y debemos descubrir; crear nuevas maneras para que los gobiernos respondan con integridad y respeten la voluntad y el bienestar de los humanos.  Que así nos ayude Dios.  

(Si la transición entre nuestra situación puertorriqueña,  General Motors y las guerras por el petróleo en el Golfo Pérsico le ha resultado abrupta, no se preocupe, en algún momento comprenderá la conexión íntima.  Vayamos a la raíz en lugar de andar por las ramas... secas.)

vivoni (c) 2014



Publicado en El Nuevo Día 7/16/2014 Versión más corta -  http://www.elnuevodia.com/columna-porlasramaspuertorico-1815153.html

16 de julio de 2014

Por las ramas Puerto Rico

Edric Vivoni/ Abogado y agricultor

Los pueblos se organizan para procurar un orden en la consecución de sus ideales, metas y bienestar general. Los gobiernos electos son responsables de asegurarse de ello y eliminar cualquier escollo en ese derrotero. Sus gobernantes juramentan fidelidad a tales postulados y en muchos países, concluyen con la frase “así me ayude Dios”.  

 Buenos gobiernos son facilitadores, propiciadores y defensores de las gentes.  Los déspotas, tiránicos y opresivos procuran sus propios intereses a expensas de la ciudadanía, o favorecen ciertos sectores. Muchos gobiernos se han convertido en agentes de grandes emporios económicos.

Si para cuadrar el presupuesto se limitan los derechos propietarios de las personas y sus libertades y se requiere el pago de mayores contribuciones, si se enajena y compromete el patrimonio público, es que el dinero se ha convertido en algo más importante que las personas. Eso  es una violación al compromiso contraído y constituye alta traición.

General Motors recogió cinco mil  carros eléctricos que arrendó en California en los noventa. Eran eficientes y tan económicos que al final del contrato las personas deseaban comprarlos. A pesar de las protestas, fueron convertidos en chatarra.

El precio de la gasolina, la huelga y el tira y jala en la AEE, los salarios y otros asuntos relacionados son reales, pero no son la causa principal del problema. Es una pequeña lucha por despojos, constituye una pantalla que distrae la atención del asunto crítico y nos coloca a unos contra otros.

Se han estado librando guerras, matando niños, mujeres y civiles, por millares por el petróleo del Golfo Pérsico y el acceso a través de Afganistán de un oleoducto. En este caso, se encubre bajo la lucha por la libertad y el antiterrorismo. De nuevo, unos contra otros, y mientras tanto, los verdaderos responsables y beneficiados, tranquilos en sus emporios:  carros deportivos, aviones, yates y mansiones a precio de engaño y de sangre.

Andamos  discutiendo por las ramas. Por las ramas secas.