lunes, 3 de octubre de 2011

Extravíos

     Es que a veces nos adentramos por laberintos, sin darnos cuenta de cómo arribamos…simplemente transitamos hasta ese espacio y lugar, y es verdad que saldremos, a no ser que sea el de la inmortalidad.  El tiempo y la vida no se detienen…no esperan por nadie, aunque parezca una eternidad y otras pasen como celajes.
      ¿Cómo entendernos? ¿Cómo pretender conocer a otros transeúntes?  ¿Por qué ese empeño tan humano de descifrar a los demás seres y comprender las cosas, de interpretarlas de acuerdo a nuestro singular modo? 
El reloj no hace sino registrar lo que transcurre, medirlo en espacios equidistantes y repetitivos.  El contenido se lo dan los aconteceres y las maneras en que los procesamos.  Por eso lo detenemos o aligeramos. [Camino difícil se pasa ligero.]  ¿Entiendes por qué es tan certero? 
En estos días me subí en la neblina y me remonté desde el humedal en la rejoya hasta la disolución.  Al final no paso nada, que no fuese respirar lo que transpira la tierra y reintegrarme a lo que ya era.  La imaginación es una herramienta poderosa que convierte los sueños en realidades, y a la inversa.       
Pintar la existencia es cosa de artistas, lo demás es llenarla de objetos, sentirse dueño y señor de ella, y eso provoca el deseo de dominarla y exalta el poderío de los adinerados y de los polítiquitos.
       Mira que disparatero me he tornado…en tan sólo un instante que se repetirá cuando lo leas, aunque sea en otro momento.

Edric E. Vivoni Farage
Hacienda Luz de Luna

3 comentarios:

  1. Concurro totalmente! No tienes ni idea de lo mucho que estamos en la misma página! Te pregunto...leiste el pensamiento que te envié por email hace como un mes? Me parece que estás comentando, opinando y/o respondiendo a ese tema. Besos, tu sobrina Fran:)

    ResponderEliminar
  2. Que sorpresa tan agradable darme de bruces con este blog! No eres disparatero eres "imaginero". Te dibujas y desdibujas con un pincel de neblina sobre un lienzo de remembranzas, añoranzas y pensamientos preclaros. Es un deleite perderse ( o encontrarse, segun se quiera ver)en esos espacios donde caminar no deja huella, donde se atisba ceracano aún lo más lejano y donde frontera es una palabra sin definición. Yo de vez en cuando dejo golpes de alma sobre esta ventana lumínica. Tiro palabras al viento cibernético sin procuparme a donde llegan, a quien tocan. De vez en cuando, como hoy, rebotan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Nylsa Porro...me encanto leer tu blog...no soy poeta ni nada por el estilo, pero tus palabras me animan y me entusiasman al saber que existen personas como tu que cuentan con un dominio de la palabra, y que atraves de estas, causan sensacion y fervor por algo o' por alguien, un sentir que sale desde lo mas profundo del corazon...gracias! Tito

      Eliminar